Aceite de menta piperita

Propiedades, usos y contraindicaciones

La menta es uno de los olores que más fans tiene ¿no crees? ¿A quién no le gusta ese olor fresco, agradable, y natural? A mí me encanta y piensa todos los productos comestibles y de hogar que utilizan el olor a menta para sus aromas.

Además, el aceite esencial de menta es de los más versátiles que existen. Puedes usarlo de forma aromática, tópica e interna para abordar una serie de problemas de salud y belleza.

La planta de la menta piperita es resistente y fuerte. Originaria de Europa, se cultiva en jardines y crece también en campos de forma silvestre. Es aconsejable recolectar las hojas de menta en verano porque es cuando más aceite se obtiene.

Es una hierba perenne de la familia de las labiadas que puede alcanzar hasta 90 cm. Sus tallos son erectos, cuadrangulares, y de tonos rojizos. Tiene hojas bastante estrechas y alargadas, con patente inervación en el envés, brillantes por el haz. La flor es de color púrpura o lila rojizo con estambres insertados en el cáliz. 

Dónde comprar

Lo más cómodo es adquirirlo en Amazon, ya que tienes varios tamaños y diferentes formatos para usarlo de la forma que más te convenga. Además la mayoría de ellos tienen certificado ecológico, son veganos y cruelty free.

Historia

El aceite esencial de menta es uno de los aceites más antiguos. Allá por el año 1550 A.C, ya era usado de forma medicinal. De hecho se menciona en el papiro Ebers, en una colección de recetas medicinales de la época.

Es mencionado además en la mitología griega cuando la ninfa Mentha (o Minthe) fue transformada en una hierba de olor dulce por Plutón. Parece ser que este se había enamorado de ella y quería que la gente la apreciara en los años venideros.

Composición

Los componentes de las hojas son: mentol, un flavonoide llamado timonina y un poco de ácido romárico. Posee ácido ascórbico (vitamina C), acético y benzoico, vitamina B (B1, B2 y B3) y minerales fósforo, calcio, hierro y magnesio.

propiedades aceite menta piperita

Beneficios y propiedades del aceite esencial de menta piperita

Es muy usado en aromatización para conseguir una mayor concentración. Despeja la mente y aumenta la imaginación y creatividad.

Mucha gente lo usa para afrontar problemas cotidianos ya que aumenta la capacidad de pensar de forma más clara y por tanto, encontrar soluciones más rápidamente. 

Además es muy bueno para dar masajes y para prevenir el envejecimiento cutáneo. Alivia desde dolores musculares y síntomas de alergia estacional, hasta problemas digestivos.

También es usado comúnmente para aumentar los niveles de energía y mejorar la salud de la piel y el cabello.

Es un analgésico natural y relajante muscular efectivo. Posee además, propiedades refrescantes, tonificantes y antiespasmódicas. 

El aceite de menta es especialmente útil para aliviar el dolor de cabeza por tensión. Un estudio muestra cómo aplicado tópicamente tiene beneficios para aliviar dolores asociados con la fibromialgia y el síndrome de dolor miofascial

Aplica 2/3 gotas tópicas en el área afectada tres veces al día. Mezcla con aceite de lavanda para potenciar los beneficios, relajar el cuerpo y reducir el dolor muscular.

Inhalar aceite de menta ayuda a destapar las fosas nasales y ofrece alivio del dolor de garganta, ya que actúa como expectorante y abre las vías respiratorias, elimina el moco y reduce la congestión.

No dudes que si estás resfriado es el mejor aceite que puedes usar.

Varios estudios de laboratorio muestran que los compuestos que se encuentran en el aceite de menta tienen propiedades antimicrobianas, antivirales y antioxidantes

Inhala directamente del frasco, añade 5 gotas de menta en un difusor o aplica 2/3 gotas tópicamente en las sienes, el pecho y la parte posterior del cuello.

Muy eficaz para relajar los músculos de las fosas nasales y para eliminar la suciedad y el polen de las vías respiratorias. Si padeces alergia no dudes en usarlo, ya que sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y vigorizantes te harán sentir un gran alivio.

Un estudio que se publicó en el European Journal of Medical Research confirma la eficacia terapéutica potencial para el tratamiento de trastornos inflamatorios crónicos, como rinitis alérgica, colitis y asma bronquial. 

Añade menta en un difusor, o aplica 2/3 gotas de aceite por vía tópica en las sienes, el pecho y la parte posterior del cuello.

Posee la capacidad de mejorar la circulación, calmar el intestino y relajar los músculos tensos.

La menta reduce la sensibilidad a los dolores de cabeza. Para ello solo tienes que aplicar 2/3 gotas en las sienes, la frente y la parte posterior del cuello.

Mejora la salud bucal y refresca el aliento. Añade una gota a la pasta de dientes o mantén una gota debajo de la lengua por unos segundos y haz gárgaras.

Es un poderoso agente antiséptico que ayuda a eliminar los gérmenes que se acumulan en el cabello. 

Además ayuda a promover el crecimiento del pelo tal y como se demostró en un estudio en animales que probó la eficacia del aceite para el crecimiento del vello en ratones. Después de 4 semanas hubo un aumento significativo en el grosor dérmico, el número de folículos y la profundidad del mismo. 

Para nutrirlo y ayudarlo a crecer simplemente agrega 2/3 gotas de menta en el champú y acondicionador. También puedes con 2/3 gotas masajear el cuero cabelludo mientras en la ducha.

El olor a menta mantendrá tu hogar libre de hormigas, arañas, mosquitos e incluso ratones. 

Para deshacerte de las náuseas inhala aceite de menta directamente de la botella. También puedes agregar una gota de aceite de menta a un vaso de agua destilada o frotar 1/2 gotas detrás de las orejas.

Posee propiedades calmantes, suavizantes, tonificantes y antiinflamatorias, además de propiedades antisépticas y antimicrobianas.

Es muy eficaz para reducir espinillas, la varicela, la piel grasa, la dermatitis, la inflamación, la picazón, la tiña y la sarna.

Mezcla 2/3 gotas de menta con aceite esencial de lavanda en partes iguales y aplica la combinación por vía tópica en las zonas afectadas.

Hidrata la piel quemada y alivia el dolor de las quemaduras solares. 

Después de la exposición y para aliviar las quemaduras solares, mezcla 2–3 gotas de aceite de menta con media cucharadita de aceite de coco y aplica directamente en la piel.

Añade una gota en el agua o dos gotas en un batido. Además de ser refrescante, es una excelente opción para combatir las bacterias y los problemas estomacales.

Añade una gota a un té para relajar los músculos y aliviar el dolor abdominal. 

Aplicar aceite en la zona afectada mejora de inmediato el dolor causado por la culebrilla.

propiedades aceite esencial menta

¿Cómo hacer aceite de menta casero?

Necesitas:

  • 350gr. de menta piperita.
  • 200ml. de aceite (de oliva o almendras).
  • Un frasco de cristal oscuro.

Preparación:

  • Toma las hojas de menta piperita. Recuerda no confundir con hierbabuena. Lavs bien con agua fresca, hoja por hoja.
  • Machaca las hojas de menta con un mazo de madera o una cuchara. Hazlo con fuerza para que la planta suelte su jugo. 
  • Coge un cazo y añade los 200 ml de aceite. Deja el fuego lento y añade la menta triturada.
  • Remueve para que se vaya destilando.
  • Tapa para evitar que se escape la esencia natural 
  • Deja en el fuego media hora. 
  • Apaga el fuego y deja que repose.
  • Con la ayuda de un colador, pasa el resultado al frasco.
  • Deja en un lugar fresco por 10 días.
  • Pasado ese tiempo ya puedes usarlo.

Contraindicaciones

No es un aceite que tenga demasiados efectos secundarios pero sí que es aconsejable aplicar diluido en aceite portador. 

También es importante hacer una pequeña prueba antes para comprobar que no causa ninguna irritación


No nos hacemos responsables ni del uso ni de la forma de aplicación de este aceite. Los usos que aquí se reflejan son orientativos.
Antes de usarlo para tratar cualquier problema serio, consulta con algún especialista.