Aceite de jazmín

Propiedades, usos y contraindicaciones

El aceite esencial de jazmín a día de hoy es muy usado a nivel físico y emocional.

El jazmín es originario de las regiones tropicales de Eurasia, y fue introducido por los árabes dándole el nombre de “Yasmyn”, que significa “La flor fragante”.  

Las flores se recogen de una manera manual, una a una, y siempre al alba. El calor del sol las marchita, y por ello la recolecta tiene que ser antes de que éste haga acto de presencia. Cuando el sol empieza a dar en las flores, estas van perdiendo fragancia. 

El aceite se extrae de sus flores blancas que florecen, generalmente, durante la noche. La planta crece desde verano hasta otoño. 

El jazmín se asocia a significados positivos como el cariño, la amabilidad, la elegancia, la sencillez y la sensualidad y es símbolo de amor eterno. Así que ya sabes que flor tienes que regalar a la persona amada. 

Su potente olor ha hecho que Pakistán haya nombrado al jazmín su flor nacional. Y en la India, es considerado sagrado por los hindúes. Sus flores, preciosas por cierto, se utilizan para decorar el pelo.

En Marruecos usan las flores para dar sabor al té, y para aprovechar sus propiedades afrodisíacas.

Como dato curioso te diré que para crear 1 kilo absoluto de jazmín se necesitan unos 750 kilos de flores. ¡Casi nada! Por eso es uno de los aceites más costosos. Pero merece la pena tener, al menos uno, en casa.

Dónde comprar

Comprenderás que su recolección haga que sea un aceite de precio elevado. No caro, pero si con un coste más alto que otros aceites esenciales.

Por ello la mejor opción para comprarlo es Amazon, porque tienes varias marcas y diferentes precios, dependiendo de la pureza y cantidad, para elegir.

Composición

Se compone de acetato de bencilo, linalol, alcohol bencílico, indol, benzoato de bencilo, cis-jasmona, geraniol, y antranilato de metilo.

Es un aceite que casa bien con el aceite de neroli, bergamota, sándalo, geranio y rosas.

propiedades aceite jazmin

Beneficios y propiedades del aceite esencial de jazmín

Es un aceite afrodisíaco, y además tiene cualidades seductoras. Ayuda con ciertos problemas sexuales como la eyaculación precoz y la impotencia. 

Más allá del tema sexual, el aceite esencial de jazmín te ayuda a relajar la mente, a calmar ciertas dolencias, es antiséptico y rejuvenece la piel.

Debes mezclar aceite de jazmín con una infusión de té y dejar reposar durante 24 horas antes de usarlo.

La mezcla le dará a tu cabello fuerza y evitará su caída, ya que mejora la circulación en el cuero cabelludo y limpia los folículos pilosos.

Además elimina la grasa de más, impidiendo así que aparezca caspa.

El aliado perfecto para las pieles secas y sensibles porque es muy humectante. Combate y previene la deshidratación.

Para las pieles grasas es el mejor aceite que existe porque ejerce una función de balance y de equilibrio. Vamos que regula la secreción sebácea, impide que se tapen los poros y evita así problemas de la piel como el acné.

Es general es un aceite regenerador que mejora la elasticidad y la salud de las pieles dañadas. Al ser además cicatrizante es perfecto para eliminar pequeñas marcas o manchas.

Si añades unas gotas a tu bañera, además de impregnarte de su fragancia, tu mente desconectará de los problemas que le rodean. Beneficia el sistema respiratorio y calma los dolores menstruales.

Añade unas gotas a una crema de masaje o mezcla con aceite portador y masajea la zona afectada para calmar los dolores.

Para relajar a un bebé y que descanse bien, añade una gota a un difusor.

Calmará, no solo a los pequeños, si no también a los adultos. También puedes poner un par de gotas en la almohada.

Si duermes al lado de alguien que ronca, echa un par de gotas en la almohada, verás como los ronquidos cesan y tú podrás dormir mejor.

aceite esencial de jazmin

¿Cómo hacer aceite de jazmín casero?

Necesitas:

  • 100 gramos de flores. Recuerda que segregan muy poca cantidad de aceite, por ello tendrás que aumentar la cantidad en el caso de que quieras obtener más.
  • Un mortero.
  • Un frasco hermético.
  • Aceite de almendras

Preparación:

  1. Machaca todas las flores en un mortero.
  2. Cuando estén bien trituradas ponlas en un frasco de cristal con cierre hermético. 
  3. Cubre los pétalos con aceite de almendras.
  4. Cierra bien y déjalo macerar por un mes. 
  5. Guarda en un lugar fresco, sin luz, ni humedad.
  6. Una vez al día remueve el tarro poco a poco.
  7. Pasado el mes, toma el aceite y pásalo a un frasco. Añade nuevas flores ya machacadas.
  8. Cierra bien y deja reposar otras tres semanas. 
  9. Si quieres un aceite totalmente puro, vuelve a repetir el paso de agregar nuevas flores y esperar unas tres semanas más.
  10. Pasado el tiempo, cuela el aceite y ya podrás utilizarlo. 

Contraindicaciones

No tiene efectos secundarios, pero aún así es conveniente que hagas una pequeña prueba en una zona pequeña para comprobar que no tienes ninguna reacción. 


No nos hacemos responsables ni del uso ni de la forma de aplicación de este aceite. Los usos que aquí se reflejan son orientativos.
Antes de usarlo para tratar cualquier problema serio, consulta con algún especialista.