Aceite de melisa

Propiedades, usos y contraindicaciones

El nombre melisa viene del griego y significa abeja. Es una planta silvestre que nace en suelos húmedos y con materia orgánica.

La melisa es originaria del sur de Europa y la región mediterránea. Cuentan que fueron los conquistadores españoles los que le dieron el nombre “toronjil”.

La planta puede alcanzar los 80 cm de altura. Sus tallos son erectos, cuadrados y leñosos. Sus hojas son muy marcadas y las flores son blancas o rosadas de hasta 1,2 cm reunidas en vertilicios de hasta 10 flores. Su fuerte aroma a limón es precisamente el que le hace tener un gran reconocimiento en la medicina natural, la aromaterapia y las industrias cosméticas.

El aroma se extrae de las hojas, flores y ramas de la planta mediante destilación al vapor de agua. Las hojas no son de difícil destilación, pero se necesitan grandes cantidades de melisa para poder obtener un porcentaje mínimo de aceite esencial. Esto hace que tenga un precio más elevado que el de otros aceites más sencillos de fabricar.

Los monjes de los Carmelitas descalzos solían hacer un licor con propiedades sedantes al que llamaban agua del Carmen, agua de melisa, o agua de toronjil.

Dónde comprar

El aceite esencial de melisa lo puedes buscar en tiendas especializadas y en Amazon, donde encontrarás frascos de 20 ml. con aceite puro.

Composición

Está compuesto por el citral, limonero, citroneal, ácido cafético y clorogénico, flavonoides y alcoholes como geraniol y el linalol.

propiedades aceite esencial melisa

Beneficios y propiedades del aceite esencial de melisa

Posee infinidad de propiedades para la salud. Ayuda en enfermedades de las vías respiratorias debido a que es un potente antiséptico y antitusígeno. Mejora el asma, la bronquitis, y las neumonías, incluso combate cuadros alérgicos, dolor de garganta, y afonías.

Es sudorífico y por ello es un buen aliado en casos febriles.

Su acción en el sistema nervioso central produce un efecto sedante y antidepresivo.

3 gotas de aceite de melisa en un difusor o quemador alejarán a los mosquitos del hogar. Además aromatizará el ambiente con un agradable olor a limón.

Mezcla 3 gotas en un aceite portador y da un masaje en el cuero cabelludo. Conseguirás eliminar la caspa, la grasa del pelo, los piojos y aportará brillo y suavidad a tu cabello.

Nutre e hidrata la piel en profundidad, además de que su uso continuo también puede ayudar a mejorar el acné, eliminar las manchas y a cicatrizar heridas. Mezcla una gota en cualquier aceite portador y aplica en el rostro por las noches.

Date un masaje diluyendo unas gotas de aceite esencial de melisa en un aceite portador o coloca unas gotas en aceite difusor. Sus propiedades calmantes y sedantes te harán descansar mejor.

El aceite de melisa es mucolítico y expectorante, por ello es perfecto para tratar resfriados, asma, tos seca, y demás problemas respiratorios. Añade 4 gotas a un difusor e inhala los vapores que desprende.

aceite melisa

¿Cómo hacer aceite de melisa casero?

Necesitas:

  • Una olla.
  • Un cazo pequeño.
  • 250 ml. de aceite de oliva.
  • 150 gr. de melisa.
  • Un colador.
  • Un frasco para guardar el aceite.

Preparación:

  1. Corta el tallo y las hojas en trozos medianos.
  2. Pon el recipiente pequeño dentro del grande para hacer una cocción al baño maria.
  3. Coloca el aceite y la planta en el recipiente pequeño.
  4. Llena de agua el recipiente grande hasta que cubra la mitad, más o menos del cazo pequeño.
  5. Tapa el recipiente pequeño para evitar que pierda mucha temperatura.
  6. Deja que cueza durante una hora aproximadamente. Controla el agua del recipiente grande, si ves que se consume añade más.
  7. Luego pasa por el colador.
  8. Hay que repetir el proceso para conseguir más concentración así que añade a este aceite añade otros 150 gr. de melisa y vuelve a cocer durante 1 hora.

Contraindicaciones

El aceite de melisa es muy concentrado por lo que debe ser dosificado y diluido en un aceite portador, para evitar irritación o toxicidad.

Puede mezclase con otros aceites esenciales, pero la base debe superar en un 80% la cantidad de esencias usadas para evitar daños.


No nos hacemos responsables ni del uso ni de la forma de aplicación de este aceite. Los usos que aquí se reflejan son orientativos.
Antes de usarlo para tratar cualquier problema serio, consulta con algún especialista.